Fotografiando Ginetas.

11 nov 2014 Sebastián Gómez In Novedades

Fotografiando Ginetas.

(Genetta genetta)

Todo comienza como en tantas ocasiones delante de un café, charlando con Ángel sobre las fotografías de naturaleza que se ven en internet.
No recuerdo en que punto de la conversación aparece la Gineta, uuuffff!!
– Ángel para mí fotografiar una Gineta, podría ser casi con total seguridad una de mis fotografías preferidas, no solo por el archivo fotográfico si no por lo que representa para mí este animal, una especie desconocida para mucha gente, de hábitos nocturnos y de comportamiento y características muy singulares -.
Ángel tranquilamente contestó, – si nos ponemos las pilas yo creo que seguro algo sacamos -.
Yo para estas cuestiones las pilas las tengo siempre a tope de carga, así que manos a la obra.
Lo primero ponerse al día.
Estudiar y comentar entre nosotros los datos más relevantes sobre su etología.
Es de vital importancia conocer el comportamiento del animal en relación al medido en que se desenvuelve, los códigos de conducta a los que está sometido por su propia lucha por la supervivencia, las pautas que guían su actividad innata y un sinfín de consideraciones más.
Ángel ya se enfrentó junto a su buen amigo Rafa a este reto con anterioridad y posee cierta experiencia y conocimientos que facilitaron estas cuestiones.

Localización.

Sobre el mapa es fácil (La Gineta: municipio de la provincia de Albacete) bromas aparte…
Debido a su relativa y afortunada abundancia localizar la Gineta no tiene porque ser una tarea excesivamente complicada, lo complicado es localizarla en un entorno apropiado que permita realizar los trabajos previos necesarios, visitas constantes, colocación de cámaras de fototrampeo sin riesgos de robo, simulaciones del equipo, etc.
Una de las mejores opciones es buscarlas en tramos muy boscosos con arroyos y roquedos.

 

Dentro de estos entornos empezamos buscando sus letrinas, son muy características y generalmente están situadas en lugares elevados, como rocas, muros, árboles, etc.

20141103_182246

También sobre el barro de las orillas se pueden localizar sus huellas, aunque deben estar bien marcadas y hay que tener cierta experiencia pues por su relativa similitud se pueden confundir con las del gato domestico o incluso con las de Garduña.

Al final y tras localizar algún que otro rastro, la opción que nosotros usamos y que no deja lugar a dudas es la constatación de su presencia mediante la colocación de cámaras de fototrampeo.
Después de no pocos intentos infructuosos con las cámaras de fototrampeo y de tener que abandonar una localización con presencia del animal comprobada, por fin encontramos un emplazamiento en el que en algunas ocasiones coincidieron hasta dos ejemplares a la vez.
Día a día nuestros ánimos aumentaron al comprobar que todas las noches acudían al menos en dos ocasiones, se mostraban más confiadas y hacían acto de presencia más temprano.

El escenario.

Teniendo “garantizada” la presencia de dos ejemplares por la zona nos decidimos a preparar el escenario.
Opciones:
Sobre una tronca elevada colocada en paralelo a la cámara. (Opción más “fácil”)
En los roquedos.
En una rama caída sobre el agua para conseguir su reflejo. (Algo complicado, pero interesante)
Saltando para pillarla en “vuelo” uuuff!! (Complejo, mejor más adelante)
Después de un par de charlas de cafetería la decisión fue tomando forma…
Por la posibilidad de que en breve las lluvias cambiasen un escenario que teníamos localizado nos decidimos por dar prioridad al reto del reflejo.

Dificultades:

Recelo del animal por tener que salir fuera de la cobertura arbórea.
Recelo del animal por tener que atravesar un tramo con agua.
Uso obligado de vadeador para realizar los montajes.
Riesgos para parte del equipo que se situaría sobre el agua. En este caso: (cámara, objetivo, dos flashes y barrera).

MakingIMG_1842-900pp MakingIMG_1846-900pp

Ventajas:

Un único punto de entrada. (Sentido obligado de la marcha)
Control seguro sobre la posición del modelo. (La rama, pues todo lo demás es agua)
Tras todas etas consideraciones nos pusimos manos a la obra, y la verdad es que todo fue rodado ya que a escasos metros encontré una vieja rama que parecía estar hecha a la medida de nuestras necesidades.

MakingIMG_1815-900pp

Colocada la rama en su posición y algún que otro toque decorativo ya teníamos el escenario preparado.

Aceptación.

Tras colocar una improvisada simulación del equipo fotográfico y varias jornadas de seguimiento por fototrampeo, comprobamos que aunque con un poco de recelo realizaban una o dos entradas por noche.
La simulación se hizo con unos trozos de poliespán forados con plástico negro y algo de papel de aluminio. (Chapucera pero eficaz y barata, que a fin de cuentas es lo que importa).

MakingIMG_1841-900pp MakingIMG_1838-900pp

Se ve que nos quedó todo tan bien que una rata impresionante se nos apunto al juego del reflejo, jejeje. Ahora cuidadito, era aparecer la gineta y la rata no volvía en toda la noche.

Fotografiando.

Material utilizado:
Cámara Canon EOS 7D, Objetivo Canon EF 17-40mm L f/4.
Cuatro flashes, Nikon SB-900, Canon 580EX, Canon 430EX y un Nikon SB-28.
Siete trípodes, dos receptores y un emisor Yongnu RF-602RX, dos cables sincro, un distribuidor y dos zapatas.
Barrera infrarroja Fotocap-B5.
Como dicen que una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo unas fotos realizadas durante el montaje, (elección del punto de enfoque, pruebas de iluminación), foto descriptiva de la disposición y configuración sobre el terreno, más la foto resultante de esa sesión.

MakingEnfoqueIMG_3884

IMG_3694MakingIndicacionesIMG_1819-900pp

IMG_3905-fin-900

Conclusión:

Aproximadamente un mes de trabajo de campo, muchos kilómetros, una cámara de fototrampeo uuufff!! que casi se pierde, horas de regreso a casa como para que no nos dejasen entrar, cambiar muchas comidas decentes por bocatas, muchas fotos de polillas despistadas y ratas oportunistas y por la cicatriz, el recuerdo de esta aventura que mi compañero siempre tendrá, un corte en el pulgar de los de terminar en urgencias. Se podría decir que los resultaos nos han costado sangre, jejeje…
Unos resultados como siempre mejorables, pero para mí satisfactorios y sobre todo una experiencia cargada de ilusión, intriga, emoción y aprendizaje.
Mereció la pena.

Sebastián Gómez & Ángel Pulido.

IMG_3868-fin-900pp-2 GinetaIMG_3869 1024-2

 

Comentario: 8

  1. Ramon Rivera Ramirez 11 nov 2014 Responder

    Magnifico y elaborado trabajo enhorabuena Sebas.

  2. Guillermo Carmona 31 oct 2015 Responder

    Un trabajo genial, felicidades!! Gracias por el artículo!

  3. Bueno y reconfortado trabajo

  4. JOSE 30 ene 2017 Responder

    qué usásteis como cebo atrayente?

    • Perdona por la tardanza Jose, te comento, en aquel momento utilizamos un aceite que venden en el Decathlon, que olía a pescado desde muchísima distancia, fíjate también que tenia su letrina muy cerca y eso era un punto importante.

Deja un comentario